Lo intenté, pero solo conseguí que me cortaran la cabeza.

Permítanme una generalización aún a riesgo de parecer un niñato imberbe sin mejor ocupación que la de fijarme en los errores de los demás y reírme de ellos. Pero aquí va. Puede que no haya ignorancia más grande, puede que no se pueda ser más animal que cuando uno se ríe de una persona cuando ésta está intentando hablar un idioma que no es el suyo. Déjenme que lo repita. No se puede ser más animal y demostrar mayor ignorancia que cuando uno se ríe del esfuerzo de otra persona por intentar comunicarse en un idioma con el que no se crió. Vale, hay políticos que merecen un comentario aparte por la nula capacidad de comunicación que demuestran en otras lenguas, propias o ajenas, pero aún así, el esfuerzo merece un reconocimiento.

Por eso me ha encantado este artículo  de El Mundo acerca de lo que se denomina como shibbolet, y como esta estrategia, descrita en la Biblia en el libro de los Jueces 12:6, usa la dificultad que tienen las personas para poder reproducir como un nativo ciertas combinaciones de letras. Ya sea porque ciertos fonemas no existen en un idioma en particular (como el fonema /e/ y /o/ en árabe. Por eso, no pueden decir tomate sino que dicen /tu’mati/) o porque simplemente una combinación de letras te recuerda a algo muy grosero en tu idioma. Y cómo poder olvidar la dificultad que tenemos los hispanohablantes de poder reproducir el sonido correcto para poder decir sheep, ship, sheet, shit… en la lengua de Shakespeare (otra palabra terrible de pronunciar). Otros fonemas terribles /v/, /h/, /w/ en inglés, o en alemán todas las vocales con la diéresis encima (a, o y u Umlaut). Flípalo lorito, por no mencionar a nuestros odiados vecinos del norte de los Pirineos y sus combinaciones (je vs. j’ai vs jeune; poison vs poisson; o como se pronuncian todas sus terminaciones verbales.) Por no mencionar las lenguas eslavas. Esas, para un hispanohablante, merecen un sitio aparte allí donde se ocultan las más terribles pesadillas.

Por eso, antes de reirse como un borrico de la incapacidad de los guiris para pronunciar “mi carro me lo robaron”, intente decir “I’ve never seen sheets so white!” sin ofender a nadie.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s