No hay excusa…

Gracias a la paciencia de un buen amigo, me animo a volver a escribir y contar lo que es la vida de un traductor autónomo. Después de dos años como autónomo, sigo con mariposas en el estómago cada vez que tengo que contactar a Hacienda o mandarle las cuentas a mi contable para que las mire, corrija y mande al departmanto correcto. Creo que tiene que ver más con la necesidad apremiante que tengo de corregir y asegurarme de que las cosas lleguen a su destino que con no confiar en la gente.

Parte de la capacidad organizativa que me falta es la de tener un tiempo decidado al papeleo y siempre se me queda en la lista de cosas que hacer mirando cual gato frente a pescadería… pero sin mayor aliciente que no sea el no recibir una multa por parte de hacienda. Por eso me gusta entregar todos los papeles en cuanto termina el año fiscal (primera semana de Abril en el Reino Unido). Así, se me falta algo o no he hecho algo bien tengo tiempo para corregirlo. (No sé si esto será igual para todo el mundo, pero aquí dan como 10 meses para entregar las cuentas finalizadas del año fiscal que corresponda)

En cuanto a trabajo, los últimos 4 meses han estado muy ocupados con varios proyectos de diferente naturaleza aparte de traducción e interpretación. He estado corrigiendo mucho y además he estado trabajando en la corrección de un libro acerca de la historia de Israel como pueblo hasta la creación del estado. Ya diré donde se puede adquirir, si es que acaso lo publican.

Los niños crecen y parece mentira que nuestro hijo mayor ya está buscando institutos… Bueno, lo está haciendo principalmente mi esposa pero dado en el curso en el que está y la competencia feroz que existe para entrar en los limitados cupos que hay para entrar en los mejores institutos, todos estamos involucrados, incluso sus hermanos pequeños, para los que también hay cosas que ver en las jornadas de puertas abiertas. Ayer fuimos -mis tres hijos y yo sólo, ya que Christina estaba trabajando-a ver un colegio, y dado que los colegios reciben dinero del gobierno local proporcial al número de estudiantes que tienen, estas jornadas son verdaderos festivales de mercadotecnia con los mejores estudiantes haciendo lo que mejor saben hacer.

Nos leemos!

Knock, knock, knocking on  HMRC's door...

Knock, knock, knocking on HMRC’s door…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s